Categorías
Gatos

El Gato, Un Reikista Natural

El cerebro del Gato, de todos los Animales, tienen parecida perspectiva humana. Él ve los mismos colores que nosotros, siente las mismas emociones que nosotros ¡Se siente humano! Simplemente es un Ser Índigo, Asperger, un Ser Sintiente Cristal, Arcoiris o Platino, en modalidad felina… Tiene una personalidad genuina, honesta, transparente, y por muchos incomprendida, porque no encaja en la “normalidad neurótica social”.

El Gato, al igual que el Perro, si lo golpeas, te dará la espalda, pero no porque esté resentido, sino porque está herido como tú. Quién golpea a un animal está proyectando su violencia interna y en consecuencia se está golpeando a sí mismo, porque bajo la ley del UNO, todos somos UNO.

Dentro de nosotros, tenemos cristal de cuarzo, el Gato tiene mucho más cristal de cuarzo, que nosotros, en la Glándula Pineal.

El Gato, puede ver todas las energías que nosotros sólo vemos a través de estados alterados de la conciencia como en la Meditación, el Yoga, en sesiones de Ayahuaska, etc.

¡El Gato simplemente te ve de adentro hacia afuera! No sirve de nada tratar de hacerle una cara linda al Gato o frotarlo, pues si estás nervioso, si no te gusta el Gato, o te atacará o ignorará por completo. ¡Es peor que un niño! Cuando al Gato no le gusta alguien, es porque la persona es un mal personaje, mejor dicho, tiene mala vibra, pues nadie en el fondo es malo, sólo que también guarda sus heridas en su niñ@ interior y está [email protected]

Cuando el Gato va allí y se frota, incluso si a la persona no le gustan los Gatos, ¡Es porque está vibrando alto! Puede ser que el Gato no quiera estar cerca de ti, porque estás pasando por una fase de muy baja frecuencia, estás vibrando con muy baja energía, ¡Así que el Gato se escapa, a menos que te considere de su familia, en cuyo caso te hará tantas sesiones de Reiki como permitas, identificando tus puntos energéticos bloqueados para sanarlos.

Gracias a su naturaleza compasiva, el Gato ama a los psicóticos, los alcohólicos, los niños, los enfermos mentales y todos aquellos que, de alguna manera, han escapado de los estándares de la realidad impuesta por la mayoría “dormida”.

Las personas que se identifican sólo con Perros, son personas de gran autoridad y no tienen la capacidad de conectarse con el TODO que representa la naturaleza de la cuál ellas, como todos nosotros, también formamos parte.

Para que te guste un Gato, debes ser muy flexible, y comprender que nadie pertenece a nadie, pero debes entender que el amor es lo único que mantiene al Gato cerca de ti. El Gato muere de depresión cuando el dueño se va.

El Gato negro con algunas manchas blancas, tiene más sensaciones instintivas que un ser humano. El Gato en general, es tremendamente intuitivo, ha superado incluso la intuición del ser humano.

Fueron quemados con brujas y brujos en la inquisición, porque siempre estuvieron cerca de aquellos que trabajaban con el poder de la naturaleza, de las hierbas, de las energías, pues ellos son maestros en el manejo de las energías, como todo reikista bien formado.

El Gato te mira y ve de forma más natural, percibe energías de todo tipo, entidades, todo lo que sientes, todo lo que te gusta, cómo eres. El Perro es más racional.

El Gato necesita ser enseñado; te mira, lee tus pensamientos y repite, porque lo entendió. Si un Gato se encuentra encima de usted repetidamente, en el mismo lugar de su cuerpo, puede hacerse un exámen, pues allí carece o está bloqueada su energía o ya está enfermo.

El Gato tiene minerales en su torrente sanguíneo que lo convierten en un Reikista natural. Cuando se acuesta encima de ti o en cualquier sitio de la casa, está limpiando, transmutando las energías de ese lugar, porque allí la energía no es buena.

Cristina Cairo
(Versionado)

Categorías
Uncategorized

Some Useful Links for You to Get Started

It seems like you’re running a default WordPress website. Here are a few useful links to get you started:

Migration

General

Performance

Security

Email

Our Partners

Join The Community Forum